Una Novela Sin espejismo

Catalina y Yésica
colaboran con la DEA

La DEA sigue los pasos de Morón

Después de que Yésica le pidiese a Pelambre, que la estaba escoltando, que la dejase sola; los agentes de la DEA se llevan a Yésica hasta comisaría para que atestigüe. Al llegar a Pereira, Catalina va directa al cementerio para visitar la tumba de su hermano Bayron, sin saber que la DEA la está siguiendo para ser interrogada, al igual que su amiga Yésica. En una carnicería donde Morón y sus secuaces querían traficar con dinero metiéndolo dentro de las carnes; la DEA llega en el momento para descubrir el negocio y evitar que esa mercancía saliese del país y, sin saberlo, Morón y uno de sus hombres se esconden entre las paredes de allí.

La DEA interroga a Catalina y Yésica
Al llegar a la tumba de su hermano; Catalina no puede evitar emocionarse porque le necesita, ya que se siente muy sola: sin amigas y sin familia. Y poco después, un agente de la DEA se lleva a Catalina para interrogarla. Antes de que interrogasen a Yésica; ella comienza a sospechar que Marcial fue arrestado, pero finalmente descubre que la DEA quiere atrapar a Morón, y se entera que Cardona y El Titi está colaborando con la policía y por eso las hicieron cómplices de Morón. Y Yésica le confiesa a su interrogante que ella era una proxeneta, que le conseguía muchachitas para que él se acostase con ella. Mientras que, Catalina atestigua que ella era una prepago (una prostituta de lujo de los narcos) y, al igual que su amiga, insiste que ella no sabe nada hace mucho tiempo de Morón.

Morón logra huir de la DEA
Aunque el agente Beked creía que ellas no podrían ayudarles; Urquía (otro agente de la DEA) le convence a Beked para que conviertan a Catalina y Yésica en sus infiltradas para que les colaboren a capturar a Morón, ofreciéndolas una protección de testigos. Y después de que las amigas se reencontrasen en Bogotá; Catalina y Yésica aceptan colaborar con la DEA; ya que, de lo contrario, ellas podrían ser inculpadas de ser cómplices de narcotraficantes. Además, Yésica sigue ocultando a su amiga Catalina que ella está enredada con Marcial. Mientras que, Morón y uno de sus secuaces logran huir en un coche, ya que uno de sus hombres llega a buscarle, a pesar de que tengan que huir de la DEA, ya que intentaron detener al narco a balazos, pero no lo consiguieron.

Catalina y Yésica quieren colaborar con la DEA
Morón utiliza varias artimañas para escapar de la DEA, primero huye en una ambulancia, como si estuviera enfermo, para que no le descubran y, después huye con dos de sus secuaces, disfrazado. Mientras que, Catalina y Yésica se ponen de acuerdo para hundir a Morón, colaborando con la DEA y, aunque Catalina quería delatar a Marcial; Yésica la pide que no lo haga para que la policía no sospeche que ellas están involucradas en el mundo del narcotráfico. Además, ellas comentan que deben de colaborar con la DEA porque ellas no estudiaron y no saben hacer nada y, si las meten en la cárcel durante veinte años, ellas saldrían “viejas” de allí y ya no podrían prostituirse a los narcos, ya que a ellos les gustan las jovencitas.

Catalina y Yésica firman para unirse a la DEA
Como Yésica está colaborando con la DEA; Marcial se pone furioso con Pelambre por no haber estado al lado de Yésica, ya que él está preocupado por el paradero de su amada. Mientras que, Albeiro viaja a Bogotá. Finalmente, Yésica y Catalina firman unos documentos para colaborar con la DEA, quienes las ofrecen apoyo económico para que rehagan sus vidas fuera del mundo del narcotráfico y las aseguran que no serán encarceladas.

Marcial cree que Yésica le está engañando
Yésica puede hacer una llamada telefónica a un familiar y les hace creer a Catalina y a la DEA que telefoneó a su mamá para hacerla creer que estaba modelando con una amiga, aunque en realidad eso se lo dijo a Marcial, que está en México con asuntos de negocio, por lo que él se pone furioso, ya que no la cree y piensa que ella está con otros narcos, pero a ella le da igual y sigue con su colaboración con la DEA para capturar a Morón. Por otra parte, Jota va a hablar con El Negro, un mecánico de autos, que conoce a mafiosos, que le confiesa que el muchacho que prepara la gran fiesta se llama Johann y que él se encontró mucho dinero enterrado y que después la policía le capturó y le acabó dando una parte. Mientras que, Johann hace varias compras para la gran fiesta que va a preparar para todo el barrio.

Doña Hilda es víctima de un escándalo de ‘Moda Colombia’
Cuando anuncian en el periódico que, en ‘Moda Colombia’, la diseñadora Hilda Santana llevó a su desfile a prostitutas; Doña Hilda sufre un desmayo y, después de que Julieta, Lina, Ximena y Paola la reanimaran; ella se da cuenta de que ahora podría perder su trabajo como diseñadora por ese escándalo. Además, Don Jairo quiere seguir teniendo en su burdel a Ximena, Paola y Vanesa, ya que son sus mejores prostitutas y pretende amenazarlas con dar una entrevista a un periodistas y decir que ellas tres son las prostitutas que desfilaron en ‘Moda Colombia’. Por otra parte; los agentes Beked, Urquía y Roxana les comienzan a ensayar a Catalina y a Yésica cómo trabajan ellos para poder capturar a Morón. Mientras que, Morón pretende huir a El Valle, después de que los agentes de la DEA le requisaran todas sus propiedades, ya que piensa que la DEA no lo buscará en ese pueblo porque él no tiene ninguna propiedad allí. Cuando llega a Bogotá; Albeiro comienza a trabajar en una fábrica, cargando sacos de mucho peso en camiones, y la jefa del establecimiento comienza a mirarle con ojos de deseo.

Jota está obsesionado con recuperar su dinero
Jota sigue pensando en que debe de recuperar su dinero para solucionar todos los problemas de sus amigos, por eso; Lina, Natalia, Paola y Ximena le ayudan, vistiéndose provocativamente para seducir al hombre que hará una fiesta para todo el pueblo y que antes era un malandro, ya que Jota cree que él debe de tener su dinero. Por otra parte, Yésica y Catalina comienzan su entrenamiento y se pierden por el bosque, cuando la DEA las deja allí con un mapa para que lleguen a un destino, pero ella son incapaces y, después de perderse, la DEA las tiene que buscar y, todo esto, se hace muy pesado para las dos amigas.

Ximena y Paola ayudan a Jota a encontrar su dinero
Después de la fiesta; Paola y Ximena coquetean con Johann y se van con él hasta su casa, donde él las pide que le hagan un striptease, a pesar de que ellas logran hacerle hablar antes, confesándolas que les robaron el dinero a unos tipos y que después la policía les agarró y les dio una parte de ese dinero a ellos para que se mantuvieran callados. Mientras que, Julieta y Doña Mariela (la madre de Albeiro) cuidan a Doña Hilda, ya que están preocupadas por ella, desde que ella se desmayó al descubrir que la prensa sacó a relucir que ella llevó a unas prostitutas a ‘Moda Colombia’ para que desfilaran.

Catalina y Yésica comienzan su entrenamiento
Cuando Ximena y Paola le enseñan sus pechos a Johann; él las dice que dos policías se quedaron con todo el dinero que robaron y que son los Capitanes Torrijos y Noriega. Y poco después, Ximena y Paola pueden huir, sin que Johann las obligue a acostarse con él, ya que él se durmió después de su borrachera. Al día siguiente; Jota le pide un favor a una mujer para que se invente que quiere hacerles un regalo a los guardias Torrijos y Noriega para saber en que sucursal se encuentran éstos, y lo acaba consiguiendo, que les dice que estos policías están asignados en el aeropuerto. Aunque están muy cansadas; Catalina y Yésica tienen que entrenar, haciendo un recorrido y pasando varios obstáculos, además, Catalina se toma varias pastillas para aguantar el entrenamiento físico. Por otra parte; Albeiro sigue pensando en Catalina, mientras descansa entre los sacos que tendrá que cargar en camiones.

Morón se refugia en la finca de uno de sus aliados
Para despreocupar a Doña Hilda; Mariela se inventa que habló con su hijo Albeiro y que está preocupada por ella (Hilda) y por su embarazo, haciéndola creer que Albeiro quiere regresar a su lado. Mientras que, Ximena y Paola van a enfrentarse con Don Jairo, al que abofetean por hablar con la prensa sobre ellas y, una vez más, Jairo las amenaza con delatarlas a la prensa, diciendo sus nombres. Entre tanto, Jota llama la atención de los policías del aeropuerto, haciéndose el borracho, y consiguiendo ver a Torrijos y Noriega, los guardias que se quedaron con la fortuna que le dejó El Hombre Oscuro (Ramiro). Por otra parte, Morón se esconde de la DEA en una de las fincas de un aliado suyo; mientras que Catalina y Yésica siguen entrenando, haciendo judo esta vez, pero ellas se lo toman con risas, divirtiéndose todo el tiempo.

Ximena, Lina y Paola seducen a unos guardias
Mientras que los agentes Urquía y Becked enseñan a Catalina y Yésica a luchar profesionalmente; ellas les muestran la forma que ellas tienen para pelear. Y después del entrenamiento; Urquía las dice a Catalina y a Yésica que ellos las van a ayudar a que tengan una vida mejor, comenzando a estudiar. Por otra parte; los directivos de la textilera deciden despedir a Doña Hilda, después del escándalo que publicaron en la prensa, en el que se decía que ella llevó a su desfile a unas muchachas que eran prostitutas. Aprovechándose de su belleza; Ximena, Lina y Paola deciden irse con unas maletas al aeropuerto, donde consiguen conocer a los guardias que se quedaron con el dinero de Jota: Torrijos y Noriega, a los que seducen y consiguen que uno de ellos las invite a su apartamento.

Marcial no localiza a Yésica
Doña Hilda recibe una llamada telefónica de la textilera, avisándola de que la anularan el contrato por el escándalo que publicaron en la prensa, en el que se decía que ella llevó a su desfile a unas muchachas que eran prostitutas. Después de que Ximena, Lina y Paola fueran con unas maletas al aeropuerto, donde conocen a los guardias que se quedaron con el dinero de Jota: Torrijos y Noriega; ellas consiguen seducir a los guardias, que las llevan a su apartamento, sin saber que en una de las maletas se esconde Jota. Por otra parte, Catalina y Yésica siguen con su entrenamiento y esta vez simulan un tiroteo, con armas que disparan pintura y, cuando Catalina y Yésica se estaban bañando, Yésica intenta verle a su amiga sus senos, pero Catalina no quiere porque se avergüenza de tener de nuevo unos senos pequeños. Mientras que, desde México, Don Marcial intenta averiguar dónde se encuentra Yésica, pero no consigue localizarla y, por eso, él se pone furioso, además, Pelambre (que está en Colombia) le informa su patrón que no sabe nada del paradero de Yésica.

Jota y Natalia encuentran su dinero en una caja fuerte
Yésica y Catalina se dan cuenta de que Morón podría rechazar a Catalina por no tener los senos grandes. Al llegar a la casa de los guardias Torrijos y Noriega; Ximena, Lina y Paola seducen a los guardias y les hacen creer que se van a bañar juntos; mientras que Jota y Natalia salen de las maletas y comienzan a buscar su dinero por la casa de éstos, cuando ellas consiguen llevárselos de fiesta. Y cuando Jota y Natalia encuentran una caja fuerte donde podría estar su dinero; ellos no saben la clave para abrirla. Después de entrenar con armas; Catalina y Yésica les dicen a Becked, Urquía y Roxana que necesitan senos para atrapar a Morón, diciéndoles que Catalina no podrá seducirle sin los senos grandes.

Albeiro es acosado sexualmente por su patrona
Al verla tan decaída desde que la despidieron de la textilera y desde que Albeiro la abandonó; Doña Mariela anima a Doña Hilda para que diseñe ropa para bebés. Entre tanto; la patrona de Albeiro intenta acostarse con él, pero Albeiro la rechaza. Después de explicarles como le gustan las mujeres a los mafiosos; Becked, Urquía y Roxana Pinilla comienzan a buscar en las fuerzas armadas a las guardias más hermosas y pechugonas para que se infiltren para conquistar a Morón. Y mientras Jota y Natalia intentan abrir la caja fuerte de los guardias; Ximena, Paola y Lina van hasta un restaurante con Torrijos y Noriega, donde se hacen fotos con ellos de una manera muy sensual.

Jota no puede abrir la caja fuerte
Como Jota y Natalia no pueden abrir la caja fuerte; ellos deciden llevársela, pero siguen sin poder abrirla. Además, Jota se cae de la moto cuando engancha la caja fuerte a su moto para acelerar y abrirla, pero no puede y, a pesar de que se cae, a él no le sucede nada malo. Mientras que; Ximena, Lina y Paola sigue distrayendo a los dos policías en un restaurante y, cuando ellas se van al baño; se escapan sin decirles nada.

Aparece la hija de Ramiro
Después de varios intentos fallidos para abrir la caja fuerte; Jota recibe la visita de una muchacha muy bella, que le dice que ella es la hija de Ramiro (El Hombre Oscuro). Y cuando le cuenta que su padre murió; ella comienza a hacerle preguntas porque no le parece un buen hombre por haberla abandonado, además, el sobrenombre de “El Hombre Oscuro” le parece un poco raro para que sea un buen hombre, aunque Jota le hace creer que él sí lo era y que la dejó 3 millones de dólares de herencia. Entre tanto, Catalina y Yésica están entusiasmadas al enterarse de que harán un casting con las mujeres de la policía para elegir a las más bellas y con los senos más grandes para que las ayuden a capturar a Morón.

Jota consigue abrir la caja fuerte
Aunque al principio no le creía; Jota le hace creer a la hija de Ramiro que su padre consiguió esos 3 millones de dólares, trabajando como mecánico de motos, contándole que una vez se encontraron mucho dinero en una moto; ya que él prefiere ocultarla que Ramiro era un narcotraficante de droga. Cuando los guardias llegan a su apartamento; ellos se dan cuenta de que desaparecieron las maletas de las mujeres que llevaron a su casa (Ximena, Lina y Paola) y que se robaron su caja fuerte. Finalmente, Jota puede abrir la caja fuerte, arrojándola desde lo alto de un campanario, pero ahí sólo guardaba una pistola, algo de dinero y objetos sexuales y, por esto, unas mujeres se escandalizan y creen que el cura es un depravado sexual.

Catalina y Yésica harán un casting policial
Después de averiguar que no estaba su dinero en la caja fuerte; Jota se quedó sordo, y no escucha nada desde que tocaron las campanas de la iglesia, pues él estaba ahí arriba para arrojar la caja fuerte. Y aunque no haya encontrado el dinero; Jota les promete a las muchachas del barrio que son prostitutas que va a abrir un negocio para ellas para vender perritos calientes. Mientras que, Catalina y Yésica están muy ilusionadas por hacer de jurados en el casting que harán para que las ayuden a capturar a Morón, enseñando a las policías a moverse con sensualidad y sacar partido a su cuerpo, además, ellas quieren hacer un reinado policial para elegir a las mejores.

Ximena y Paola pretenden que cierren el burdel de Don Jairo
Catalina y Yésica siguen entusiasmadas vistiendo a las guardias para enseñarlas a actuar con los narcotraficantes, además, ellas convencen a la agente Roxana para que se una a ellas en el operativo, ya que ella es muy atractiva. Después de que Doña Hilda le echará unas gotas en los oídos a Jota para que pueda curarse y volver a oír; Julieta, Lina y Natalia van a comprar los puestos de perros calientes para que puedan trabajar las mujeres del burdel de Jairo, aunque ellas no pueden ni encargarlo porque no tienen dinero, a pesar de que Jota se comprometió a pagarlo. Mientras que, Albeiro sigue viajando de un pueblo a otro, haciendo auto-stop. Aunque Vanesa sigue deprimida en su casa porque Jota no la quiere y por el escándalo de la empresa; Ximena y Paola se manifiestan todas las chicas del prostíbulo de Don Jairo para que cierren el establecimiento, inculpándole de no haberlas hecho exámenes médicos y que, ahora, ellas tienen enfermedades venéreas por no haber tomado precauciones.

Catalina y Yésica temen que Morón las descubra
Catalina y Yésica comienzan a enseñar a las agentes a desfilar como modelos para que seduzcan a los narcos. Además, ellas temen que les salga mal el operativo y Morón y sus secuaces las maten. Lejos de allí, Paola y Ximena consiguen sacar las fotos que se hicieron con los policías que se robaron el dinero de Jota. Y las chicas del barrio le piden ayuda a Doña Hilda para que les haga los uniformes para comenzar a vender los perritos calientes. Mientras que, las prostitutas del burdel de Don Jairo le abandonan y, por eso, él tiene que cerrar su establecimiento y, por eso, Jairo quiere vengarse de Ximena, Paola y Vanesa.

Marcial se encapricha de una cantante mexicana
Como Doña Hilda sigue preocupada por Albeiro; Doña Mariela le compra un regalo y se lo hace llegar con el nombre de su hijo Albeiro para que no se preocupe. Por otra parte, Marcial decide quedarse en México, ya que se encapricha de otra mujer que es cantante. Mientras que, Yésica le vuelve a insistir a Catalina para que tenga cuidado y no hable de Marcial delante de la DEA y, por esto, Catalina se extraña, ya que Yésica no se llevaba bien con Don Marcial, pues Catalina no sabe que Yésica y Marcial se convirtieron en amantes. Cuando Julieta descubre que Jota tenía una cita con Camila (la hija de El Hombre Oscuro); Julieta se pone celosa y, poco después, ellos le cuentan a Camila que su padre Ramiro murió carbonizado en un accidente.

Catalina y Yésica comienzan el casting policial
Gracias a su dinero; Marcial conquista a una cantante mexicana, a la que confiesa que tiene a una mujer esperándole en Colombia, aunque ya no quiere nada con Yésica, después de haber conocido a la cantante y, como Don Marcial está borracho, cuando iban a acostarse con ésta, él confunde a la cantante con su amada Catalina y después con Yésica y, por esto, ella le abandona. Lejos de allí; Ximena, Julieta, Lina, Natalia y Paola comienzan a limpiarle los oídos a Jota para que vuelva a escuchar y, como no pueden hacer nada, ellas llevan a Jota a un hospital y le hacen un lavado de oídos. Y Camila está impacientada por saber a qué se dedicó su padre (Ramiro, también conocido como “El Hombre Oscuro”). Por otra parte, Yésica presenta el certamen de belleza de las candidatas policías para elegir a las más bellas, entre las que se encuentra la Agente Roxana Pinilla, para que las ayuden a capturar a Morón; mientras que Catalina, Breked y Urquía se encargan de ser los miembros del jurado.

Roxana es la virreina del certamen de belleza policial
Aunque a los agentes Breked y Urquía les parece una pantomima; finalmente eligieron a las mejores mujeres para ayudar a Yésica y a Catalina a capturar a Morón. Y la agente Roxana Pinilla resulta ser la virreina del certamen de belleza. Aunque ahora Yésica y Catalina quieren encontrar a una mujer morena que las ayude, ya que a Morón le encantan las mujeres negras. Cuando Camila pregunta a qué se dedicaba su padre (Ramiro); Jota se inventa que Ramiro (El Hombre Oscuro) se dedicaba a fabricar juguetes, ya que no quiere que ella piense mal de su padre. Además, Jota es incapaz de contarle quién mató a su padre, ya que él fue quien mató a Ramiro y La Liebre, pues así se lo pidieron a él, después de tener ese accidente de coche.

Breked desconfía de Yésica
Aunque Breked desconfía de Yésica porque no sabe si ella está a favor o en contra de los narcos; Catalina y Yésica empiezan a enseñar a las tres mujeres que eligieron, diciéndolas como se tiene que comportar con los narcos, adulándoles y siendo provocativas con ellos, además, Lina (una prepago negra) se adentra en el operativo de la DEA para capturar a Morón, ya que a él le “enloquecen” las mujeres morenas. Por otra parte, Camila sueña con su padre Ramiro, como si fuese el salvador de los pobres del barrio, ya que Jota le hizo creer eso, aunque en realidad era un narcotraficante de droga. Y al despertarse, Jota puede volver a oír y, de la felicidad, Jota y Julieta estuvieron a punto de besarse, aunque Camila les interrumpe, contándoles que soñó con su papá. Además; Jota, Julieta, Paola, Lina y Ximena planean chantajear a los policías con enseñar las fotos que se hicieron con ellas de una manera muy sensual para que las devuelvan el dinero que les robaron, aunque Camila no está de acuerdo con esto.

Yésica consigue una cita con Morón
A pesar de que Camila al principio no quería participar con Jota; ella acepta ayudarle a encontrar su dinero para sacar a las muchachas de la prostitución. Por otra parte, Clavijo (un narco, amigo de Cardona) telefonea a Yésica para pedirla que le lleve a unas jovencitas para acostarse con ellas, en una fiesta para un amigo y, aunque no saben que se trata de Morón; Yésica acepta para averiguar alguna pista sobre Morón.

Don Marcial es secuestrado en México
Como Catalina y Yésica están muy nerviosas por si Morón las descubre y las mata; Breked, Urquía y Roxana apoyan a las muchachas, diciéndolas que están respaldadas por los mejores policías y que actúen con naturalidad para que éstos no las descubran. En México; El Chivo (un mafioso mexicano) secuestra a Don Marcial, ya que quiere vengarse de él porque hace cinco años Marcial le quitó a su mujer y mucho dinero. Mientras que, Jota se encarga de recuperar el contenido que había en la caja fuerte que tiró desde el campanario para tener pruebas en contra de los guardias que se robaron su dinero y consigue llevarse algunas cosas, ya que una mujeres se dedicaron a quemar todo lo que había dentro porque, entre otras cosas, había juguetes eróticos.

Ximena, Paola y Lina son encarceladas
Como Don Marcial le hizo trampas a El Chivo para ganarle en una pelea de gallos; El Chivo quiere vengarse de éste, además, él también está furioso con Don Marcial porque le quitó a su mujer y, por eso, El Chivo le obliga a Don Marcial a jugarse su vida a las cartas y, aunque Don Marcial le ofrece mucho dinero para que le deje en libertad, él está furioso y quiere deshacerse de él. Poniendo en marcha el plan de Jota; Ximena, Paola y Lina van al aeropuerto para reencontrarse de nuevo con los guardias Noriega y Torrijos, que se las llevan detenidas a la cárcel, como ellas tenían planeado. Mientras que, Jota descubre que publicaron en el periódico que las prostitutas del burdel de Don Jairo que participaron en ‘Moda Colombia’ le sabotearon el negocio.

Albeiro busca sin rumbo fijo
El Chivo sigue amenazando a Don Marcial con matarle y, esta vez, le muestra a la serpiente que le va a matar y, después, él le obliga a jugarse la vida a las cartas. Estando en la cárcel; Paola, Ximena y Lina les amenazan con delatarles con sus superiores a los guardias Torrijos y Noriega, a cambio de que ellos les devuelvan todo el dinero que les robaron, además, ellas les enseñan las fotos que se hicieron con ellos besándose. Y después, Ximena y Paola leen en el periódico que Don Jairo confesó que ellas fueron prepagos y después prostitutas en su burdel. Por otra parte, Albeiro camina sin rumbo fijo en busca de un trabajo. Mientras que; Yésica, Catalina, Roxana y las demás policías van hasta el aeropuerto para reencontrarse con uno de los matones de los narcos, que les llevaran hasta la finca de Clavijo y Morón, para capturarles.

Albeiro quiere aclarar sus sentimientos hacia Doña Hilda
En el camino a la finca de los narcos; Roxana le sonsaca al conductor por donde van, ya que los policías que las siguen las perdieron el rastro. Mientras que, los guardias Torrijos y Noriega tienen que sacar de la cárcel a Lina, Ximena y Paola, además, éstas se citan con ellos para devolverles lo que estaba dentro de la caja fuerte de un depravado de éstos. Lejos de allí, Albeiro sigue buscando trabajo por todos sitios, pero no encuentra nada y él quiere seguir aclarando sus sentimientos hacia Doña Hilda porque quiere saber si la ama sinceramente.

Catalina, Yésica y Roxana encuentran a Morón
Cuando van a la finca de Clavijo; Catalina, Yésica, Roxana y las demás agentes (vestidas como unas prepago), encuentran allí a Morón pero, cuando los narcos las obligan a meterse en la piscina, ellas se quedan totalmente incomunicadas de Urquía y Breked, pues se las mojaron los micrófonos que llevaban guardados entre su ropa.

Morón se interesa por Catalina
Como la hija de ‘El Hombre Oscuro’ (Ramiro) está estudiando para abogada; Camila y Jota comienzan a planear como podrían denunciar a Don Jairo por intentar extorsionar a las prostitutas que trabajaban en su burdel, y Julieta se pone celosa al ver tan unido a Jota con Camila. Por otra parte; Ximena, Paola y Lina consiguen que los oficiales Torrijos y Noriega las saquen de la cárcel, chantajeándoles con mostrar las fotos en las que ellos las estaban manoseando. Además, éstas les citaron a los guardias para que les entreguen el dinero de Jota. Y uno de los guardias, Noriega, guarda un oscuro secreto, que no le ha contado a nadie, por las noches se transforma en Ágata y se enreda con hombres; y tenía fotos en la caja fuerte que le robaron, y teme que estas muchachas le delaten frente a sus superiores. Lejos de allí, Morón se interesa por Catalina, tratándola muy bien, y la dice que él volvería a pagarla una operación de sus senos, mientras que sus compañeras están un cuarto, donde las mandaron que se desnudaran para ellos.

Morón vuelve a escaparse de la DEA
Al quedar totalmente incomunicadas; Breked y Urquía deciden hacerse pasar por unos técnicos de teléfonos para entrar en la finca de Morón, aunque los secuaces de Morón los retienen a las afueras, mientras Clavijo y Morón huyen porque sospechan que la DEA está cerca de ellos. Y aunque a Roxana se siente impotente por no poder atrapar a Morón; ellas siguen haciéndose pasar por “prepagos” y se van al aeropuerto de regreso a su destino.

Albeiro telefonea a Hilda, pero es incapaz de decirla algo
Cuando los secuaces de Clavijo y Morón requisan a Urquía y a otro agente de la DEA; ellos no les encuentran nada extraño, porque Urquía le hace creer a éstos que ellos son técnicos que iban a revisar la telefonía de la zona. Y aunque Morón y Clavijo siguen huyendo; ellos planean en volver a llamar a Yésica para acostarse con ellas, ya que afortunadamente ellas se libraron de acostarse con ellos cuando éstos sospechaban que la DEA estaba tras sus huellas. Por su parte; Doña Mariela (la madre de Albeiro) sigue ilusionando a Doña Hilda, haciéndola llegar unas flores a Doña Hilda con el nombre de Albeiro y pidiéndola que no se olvide de él. Y poco después, Albeiro consigue unos centavos para llamar a Doña Hilda, pero él sigue avergonzado por haberla abandonado y es incapaz de decirla algo.

Jota va tras las huellas de Noriega y Torrijos
Al encontrar a una familia que iba a trabajar en el campo; Albeiro decide irse con ellos a trabajar a una zona cafetalera. Mientras que, Jota (que consiguió su antiguo coche) va con Paola y Ximena, siguiendo a los guardias Noriega y Torrijos, creyendo que ellos les llevaran hasta donde éstos esconden su dinero, ya que ellos creen que irán a por el dinero que ellas les pidieron para no sacar a relucir esas fotos que se hicieron tan sensuales, ya que ellos están casados y también temen que les echen de la policía; aunque Torrijos y Noriega planean ahora matar a Paola, Ximena y Lina. Al encontrar a Camila (la hija de Ramiro) recién salida del baño de la casa de Jota; Julieta sigue teniendo celos porque cree que Jota podría estar enredado con Camila, aunque él ni siquiera estaba allí. Además, Natalia y Julieta consiguieron comprar los coches de los perros calientes para que empiecen a trabajar las prostitutas que sacó Jota del burdel de Don Jairo. Después de que Morón se volviera a escapar; los agentes de la DEA (Breked, Urquía y Roxana) creen que Morón quedó enloquecido con Catalina y creen que volverá a llamarla y que, en ese momento, podrán capturarle.

Yésica pretendía quedarse con el dinero de los narcos
Aunque Yésica pretendía quedarse con el dinero que la dieron los narcos para irse de compras con Catalina; la Agente Roxana la quita ese dinero, quedando ese dinero incautado. Y poco después, Catalina le confiesa a Yésica que está dolida con Marcial porque la abandonó mientras se escondía de la DEA y ni siquiera la sacó de la clínica donde la operaron, sin saber que la propia Yésica le sedujo y, por eso, Marcial la abandonó. Mientras que, Morón y Clavijo comienzan a esconder cocaína en figuras de cerámica para llevar la droga fuera del país. Lejos de allí, después de esconder el coche entre arbustos; Jota, Ximena Y Paola consiguen entrar a la finca de uno de los guardias, descubriendo que esconde el dinero en un gallinero.

Don Marcial teme morir con una serpiente
Don Marcial sigue jugando con El Chivo a las cartas, porque El Chivo sigue guardándole rencor por haberle echo trampa para ganarle en una pelea de gallos y después quitarle a la mujer y, por otra parte, El Chivo quiere apoderarse de todas las rutas que tiene Morón y le exige a Marcial que le averigüe, amenazándole con dejarle morir con una serpiente. Entre tanto, las mujeres que salieron del burdel de Don Jairo comienzan a trabajar en los puestos de perros calientes que le consiguió Jota, además, ellas están muy preocupadas porque Don jairo está consiguiendo a nuevas mujeres para prostituirlas, como lo hizo con ellas. Mientras que; Jota, Ximena y Paola siguen escondidos en esa finca de esos guardias, esperando que el vigilante esté distraído para entrar en el gallinero y llevarse el dinero que le dio Ramiro a Jota y que después le robaron.

Yésica quiere seguir siendo una proxeneta
Albeiro comienza a trabajar en una cafetalera; mientras que Doña Hilda va a ver a las muchachas del barrio, que ya comenzaron a vender los primeros perros calientes. A Don Marcial le dan una fuerte paliza los secuaces de El Chivo, hasta que él promete ayudarles a comunicarse con Sastoque, un narco de Panamá, ya que de este modo podrían comunicarse con Morón, que ahora trasporta cocaína a Panamá. Por otra parte, el vigilante de la hacienda de uno de los guardias sorprende a Jota, Ximena y Paola, buscando el dinero en el gallinero y, por esto, ellos tienen que huir rápidamente y no pueden llevarse el dinero. Aunque Catalina está decidida a cambiar con ayuda de la DEA y comenzar una nueva vida; Yésica la dice que ella tiene muy claro que va a seguir siendo una proxeneta porque ella no quiere apartarse de esa vida de lujos que tenía cuando se dedicaba a eso.

Jota se ofrece para ser el padre de la hija de Doña Hilda
Catalina le confiesa a Yésica que ella necesita a su mamá y que la gustaría volver a abrazarla, pero no puede olvidarse que la traicionara con Albeiro. Por otra parte, Albeiro comienza a trabajar en los cafetales de la hacienda ‘Las Acacias’, junto a la familia Becerra (los esposos Francisco, Margarita y su hija Jenny), además, Jenny comienza a interesarse por Albeiro, quien le cuenta que se enamoró de madre e hija y que acabó abandonando a las dos. Lejos de allí, Doña Hilda y Doña Mariela comen los primeros perros calientes de las muchachas del barrio, que comenzaron a trabajar gracias a Jota. Y Jota está muy preocupado porque no pudo recuperar su dinero. Además, Jota se enfada porque Albeiro abandonó a Doña Hilda embarazada, y Jota le dice a Hilda que sería capaz de ocuparse de su hija, si alguna vez le faltara un padre para a esa niña.

Hilda descubre que Mariela ha estado encubriendo a Albeiro
Buscando el paradero de Albeiro; Doña Hilda decide ir a la floristería donde la enviaron las flores y, aunque la dependiente le dice que es privada esa información, a ella le da lástima que una mujer embarazada esté esperando un hijo sin el padre, y en ese instante, Hilda descubre que Doña Mariela le envío las flores a nombre de Albeiro.

Doña Hilda quiere sacar adelante a su hija
Cuando los agentes Urquía y Breked les invitan a Catalina y a Yésica a cenar; Catalina prefiere rechazar la propuesta porque se siente muy sola sin su familia. Lejos de allí, Camila comienza a coquetear con Jota, piropeándole diciéndole que tiene la boca muy bonita, y éste se atraganta y no puede decirla nada. Dolida con Mariela por haberla mentido, manteniendo la esperanza de que Albeiro regresaría; Doña Hilda echa a su suegra de su casa. Mientras que, Albeiro se arrepiente de haber abandonado a la mujer que dejó embarazada, Doña Hilda y, en ese momento, Hilda se das cuenta de que echa de menos a su hija Catalina, a la que perdió por enredarse con Albeiro, y ésta quiere sacar sola adelante a su hija, sin ayuda de ningún hombre.

Albeiro se comunica con su madre
Pelambre intenta comunicarse con su patrón (Don Marcial), pero él no le coge el teléfono, ya que sigue amedrentado por El Chivo. aunque los clientes se quejan de las nuevas prostitutas que metió en su burdel; Don Jairo consiguió contratar a nuevas mujeres que satisfagan a los clientes de su negocio. Mientras que; Jota y las muchachas que estaban en el burdel van hasta los alrededores del establecimiento de Don Jairo para poner a todos en su contra, poniendo papeles por las paredes. Cuando Doña Mariela regresa a su casa; ella recibe una llamada telefónica de su hijo Albeiro, que la dice que está trabajando en una cafetalera en un pueblo que se llama Villanueva y que está lejos de Doña Hilda porque la hija que ella espera le va a recordar al gran amor de su vida (Catalina) y, en ese momento, pasa por allí Hilda y escucha la conversación telefónica por la ventana. Y después, Hilda le pide disculpas a Doña Mariela por haberla echado de su casa.

Doña Hilda decide ir en busca de Albeiro
Cuando Doña Hilda descubre que Albeiro se encuentra trabajando en una cafetalera en un pueblo llamado Villanueva; Hilda decide ir en busca del padre de la hija que espera para reclamarle por haberla abandonado, y todos están muy preocupados por Hilda porque no saben dónde puede estar. Y Jota, Ximena, Paola y Camila van hasta el burdel de Don Jairo para poner a todos en su contra, poniendo papeles fuera del establecimiento con el lema “en este negocio hay SIDA”, aunque ellas ahora tienen que prepararse para parecer enfermas que contrajeron el SIDA cuando estuvieron trabajando en el burdel. Más tarde, Doña Mariela les cuenta a Jota, Ximena, Paola y Camila que ella cree que Doña Hilda fue a buscar a Albeiro para enfrentarle. Mientras que; Julieta, con ayuda de Natalia, se cuela a la casa de Jota para robarle su colchón, ya que ella quiere hacerle escarmentar por estar coqueteando con Camila, pues Julieta cada vez está más celosa al ver a Camila con Jota.

Jota, Ximena y Paola intentaran de nuevo recuperar el dinero
Jota se asusta cuando descubre que alguien entró en su casa y le robó los colchones, sin saber que su amada Julieta se lo robó para darle un escarmiento por estar coqueteando con Camila y, por esto, Jota tuvo que dormir en una silla y al día siguiente se le puso un gran dolor en el cuello. Lejos de allí, Catalina y Yésica siguen entrenando con la DEA y, esta vez, ellas usan las armas, y Catalina piensa en el peor momento de su vida, cuando la violaron. Cuando los policías que se robaron el dinero de Jota pensaban que Ximena y Paola iban a ir al parque donde se citaron para entregarlas 100 mil dólares; Torrijos y Noriega preparan un operativo para matarlas antes de entregarlas el dinero, pero ellas no aparecen en esa cita; ya que Ximena, Paola y Jota se disfrazaron de campesinos para poder robarse el dinero del gallinero donde lo guarda uno de los policías.

Morón vuelve a comunicarse con Yésica
Aunque Jota, Ximena y Paola se vistieron de campesinos para poder entrar en el gallinero de uno de los policías y conseguir el dinero que les robaron; éstos descubren que la zona está vigilada por policías que están armados. Y más tarde, Ximena telefonea a los guardias Torrijos y Noriega para amenazarle con delatarle ante la prensa, enseñando las fotos que ellos se hicieron con ellas, en las que las están besando, ya que ella quiere despistarles para huir de la finca sin que se enteren, aunque aún no hayan podido recuperar su dinero. Lejos de allí, Clavijo y Morón vuelven a llamar por teléfono a Yésica para darla una nueva cita, pidiéndola que vuelva a llevar a Catalina y a La Negra que le gustó a Morón.

Ximena y Paola seducen a unos policías
Como están disfrazadas de campesinas; Ximena y Paola comienzan a coquetear con los policías que se encontraban en la finca de Torrijos, mientras que Noriega y Torrijos se dirigen al canal de televisión donde éstas les dijeron que les iban a delatar, ya que Noriega es un depravado sexual, y Torrijos podría perder a su esposa cuando vea las fotos en las que se está besando con ellas. Y Ximena y Paola comienzan a emborrachar a los policías que estaban vigilando la finca de sus superiores, mientras que Jota les espía hasta que pueda entrar sin que le vean y llevarse el dinero que le robaron. Por otra parte, Morón y Clavijo siguen negociando con Gutiérrez, un narco muy importante, y pretenden trasportar la cocaína de Colombia a Panamá, en complicidad con Sastoque, un narco panameño. En Miami, El Titi y Cardona siguen encarcelados y, allí, ellos se encuentran con otro narco al que también arrestaron. Mientras que, El Chivo sigue presionando a Marcial para que le informe sobre los negocios de Morón y, por eso, Marcial le pone en contacto a El Chivo con el narco panameño: Sastoque. Por otra parte, Catalina, Yésica, Roxana y las demás agentes temen que tengan que pasar la noche con Morón y sus secuaces y tengan que prostituirse.

Camila visita la tumba de su padre (Ramiro)
Ximena y Paola siguen emborrachando a los policías que estaban vigilando la finca de sus superiores (Noriega y Torrijos), mientras que Jota vestido de espantapájaros logra entrar en el gallinero de esa finca sin que le vean para llevarse el dinero que le robaron, y que Ramiro le dejó como herencia a él y a Camila. Lejos de allí, Doña Hilda sigue su viaje en autobús en busca de Albeiro. Entre tanto, Albeiro sigue trabajando, recogiendo café en una finca. Por otra parte, Don Jairo se pone furioso al descubrir los carteles que le pusieron en el burdel, en los que le acusan de que sus trabajadoras están enfermas del SIDA. Por su parte, Camila decide ir al cementerio a visitar la tumba de su padre (Ramiro, “El Hombre Oscuro”) y, aunque Jota la hizo creer que él era una buena persona, cuando va hasta la tumba, descubre que la tumba está muy descuidada, y la dicen que ahí está enterrado el demonio.

Jota encuentra parte del dinero
Finalmente, Jota encuentra el dinero en el gallinero de la finca y se lo lleva con una gallina. Y Ximena y Paola siguen pidiéndole más dinero a los guardias Torrijos y Noriega, a cambio de mantener en silencio y no mostrar las debilidades de éstos. Por otra parte, un vendedor del barrio le cuenta a Camila que su padre Ramiro (al que conocían como “El Hombre Oscuro”) que era muy bueno pero con los suyos y que murió después de que explotase su coche en el que conducía, ya que le pusieron una bomba.

Don Jairo tiene que cerrar su burdel
Albeiro le confiesa a una jovencita con las que trabaja (Jenny) que se enamoró de dos mujeres que son madre e hija, y que a Doña Hilda la dejó embarazaba y, por esto, Jenny le aconseja a Albeiro que regrese con Hilda para que se haga cargo de su hijo. Después de contar el dinero que encontraron en el gallinero; Jota, Paola y Ximena se dan cuenta de que no llega ese dinero al millón de dólares (en realidad son 700 mil dólares), pero ahora ellos planean la forma en la que pueden actuar para que Torrijos y Noriega no les maten, además, están decididos a recuperar el resto del dinero que les faltan. Por otras parte; Jota, Ximena, Paola, Camila y las demás jovencitas que se prostituían en el burdel de Don Jairo consiguieron que éste cerrase su negocio, después de acusarle con papeles que algunas de ellas estaban enfermas de SIDA, quedándose sin clientes y sin trabajadoras.

Catalina es la única posibilidad para capturar a Morón
Los policías que estuvieron vigilando la finca les dicen a Torrijos y a Noriega que estuvieron con unas mujeres de la región y, por esto, ellos no creen que Ximena y Paola les hayan robado, además, sospechan que ellas ni siquiera saben donde se encuentra su finca. En la cafetalera donde ahora trabaja Albeiro; David (un recolector de café) comienza a tener celos al ver a la jovencita de la que está enamorado (Jenny) tan unida a Albeiro. Mientras que, Doña Hilda se hospeda en una pensión de Villanueva, el pueblo donde está trabajando Albeiro, ya que está decidida a buscarle. Y Natalia les avisa a sus amigos que Lina se fue con su padre a Bogotá para comenzar con su proceso de rehabilitación y desintoxicación, y ésta quiere estar a su lado para ayudarle. En el barrio; Paola, Ximena y las mujeres que estuvieron en el prostíbulo de Don Jairo consiguen a un maquillador que las ponga con la cara demacradas para que parezca que ellas están enfermas del SIDA y, después de que le presentaran una prueba falsa de que están enfermas y después de que las viera; Jairo se va despavorido. Por otra parte, la DEA sigue con su plan para capturar a Morón y, por eso, Roxana le pide a Catalina que ella lleve todos los micrófonos escondidos en las vendas que ella tiene en sus pechos por su operación y, aunque a ella la parece muy peligroso, Catalina acaba aceptando. Además, Morón comienza a creer que los de la DEA ya se fueron de Colombia, ya que no le han vuelto a buscar.

Martínez quiere vengarse en la cárcel de Cardona y El Titi
Buscando pistas sobre quien ha podido robarles el dinero; los oficiales Noriega y Torrijos quieren ir a visitar a Johann Contreras, a quien robaron ese dinero y al que dieron una pequeña parte, ya que quieren averiguar si él comentó con alguien el negocio que hicieron. Mientras que, Johann va al barrio y encuentra a Jota, al que pregunta sobre el paradero de Paola, pero Jota le hace creer que Paola se fue de la ciudad, ya que él sabe que Johann fue el primero que se robó el botín que Ramiro (‘El Hombre Oscuro’) le dejó. En Miami; Martínez se encuentra en la misma cárcel que Cardona y El Titi y, ahora, Martínez quiere vengarse de ellos. Para evitar el dolor que siente todavía en sus senos; Catalina se toma pastillas, ocultándoselo a todos, excepto a Yésica, quien la aconseja que tenga cuidado porque se va a acabar volviendo adicta a esas “pepas”. Por otra parte; Catalina, Yésica, Roxana y las demás oficiales se preparan de nuevo para irse a encontrar con Morón y Clavijo y poderles atrapar esta vez.

Catalina y Yésica se reencuentran con Morón
Jota sigue suspirando por la mexicana Julieta y, aunque ella no le da un “sí”, ella sigue teniendo celos de Camila, al verla cada vez más cerca de Jota; además, Camila la dice a Julieta que ella también está interesada en conquistar a Jota. Y como consiguieron robarle el dinero a Torrijos de su finca; Jota, Camila, Ximena y Paola siguen insistiendo en recuperar la otra parte del dinero, que sospechan que la tiene Noriega, el otro oficial. Lejos de allí, Catalina, Yésica, Roxana y las demás agentes encubiertas se reencuentran con los narcos Morón y Clavijo en una de las lujosas fincas de éstos y, allí, Morón las dice que se van a ir de viaje todos juntos, pero esta vez el ejército está colaborando con la DEA y están vigilando la zona por la que ellos se encuentran, vigilando por tierra y aire.

Morón se encapricha con Catalina
El Chivo (desde México) le pide al narco panameño Sastoque, vía teléfono, que se asocien para ser más fuertes y así poder distribuir la cocaína, pero Sastoque teme que tenga que romper su alianza con Morón, y éste no quiere porque sabe que él es narco más importante de Colombia. Mientras que, las agentes encubiertas son incapaces de quitarse la ropa ante los narcos, pero (para que ellos no sospechen nada) Roxana se atreve a quitarse el bikini delante de ellos y, así, poder seducirles. Aunque el ejército militar estaba vigilando la zona por tierra y aire, de inmediato, ellos comenzaron a vigilar la zona del mar, ya que lo descubrieron gracias a los micrófonos que guarda Catalina tras las vendas de sus senos. Y en la finca, Morón le propone a Catalina que se convierta en su esposa y que se vaya a vivir con él después de que le vuelva a operar los senos. Y Yésica le convence a Catalina para que acepte ser la esposa de Morón, que se juran lealtad y, después, Morón intenta acostarse con Catalina, pero favorablemente Catalina le retiene y le pide que esperen a hacer el amor cuando se vayan de viaje (logrando que éste no descubra los micrófonos que esconde en sus senos).

Jenny se enamora de Albeiro
Jenny se acaba enamorando de Albeiro y, en un descanso cuando están recogiendo café, ella se atreve a besarle, pero él no siente nada por ella, además, David (un joven que está enamorado de Jenny) se enfrenta a Albeiro, ya que éste siente celos al verles siempre tan unidos; mientras que Doña Hilda sigue pensando en su amado Albeiro, deseosa de encontrarle cuanto antes. Y Albeiro sigue enamorado de Catalina, a la que no ha podido olvidar, aunque ese sea su deseo para regresar con Hilda y hacerse cargo de la bebita que ella espera.

Albeiro tomó la decisión de regresar con Doña Hilda
Albeiro finalmente tomó la decisión de regresar con Doña Hilda; y Jenny le confiesa a Albeiro que se enamoró de él, pero éste la dice que no la ama y que seguramente que encontrará un gran amor. Y Jenny se siente atraída por Albeiro y se despide de él con un beso en los labios. Lejos de allí, el ejército de Colombia comienza un tiroteo con los secuaces de Morón, que estaban preparando todo para huir de la DEA una vez más, pero consiguieron avisar a tiempo a Morón para que no fuese allí donde comenzaron la balacera. Y Roxana y las demás agentes no actúan en contra de Morón porque creen que éste va a encontrarse con uno de sus aliados y ellos quieren desmantelar toda la organización de Morón.

Urquía logra salvarse del tiroteo de los secuaces de Morón
Aunque tirotean el coche en el que iba Urquía con otros agentes; él logró esquivar las balas y deshacerse de varios de los escoltas de Morón; pero éstos mataron a varios policías que acompañaban a Urquía. Mientras que, Morón y Clavijo siguen huyendo en camionetas con las “prepagos”, sin saber que ellas son oficiales encubiertas.

El ahijado de Morón se deja deslumbrar por la belleza de Yésica
Morón y Clavijo logran esquivar a la DEA; y Catalina, Yésica, Roxana y las demás agentes se van de viaje en avión con estos narcos; además, Breked y Urquía perdieron la señal para saber donde están ellas con los narcos. Y después de hacer ese viaje; Pablo (el joven ahijado de Morón, que es hijo de Gutiérrez, otro narco) se deslumbra por la belleza de Yésica. Por otra parte; los oficiales Torrijos y Noriega le dan una paliza a Johann y se le llevan para sonsacarle a quien le dijo que ellos se quedaron con ese dinero. Mientras que, una mujer se convierte en la sucesora de “El Hombre Oscuro” (Ramiro), que tiene un almacén parecido al que tenía éste para manejar y exportar la cocaína.

Ximena y Paola siguen extorsionando a los policías
Carmen (una de las militares que está en búsqueda de Morón) le confiesa a uno de sus compañeros (Moreno), con el que ha mantenido un romance en secreto, que está embarazada, y él (por miedo a que le echen del ejército) le exige a Carmen que pierda a ese niño. Por otra parte, Sara (la sucesora de “El Hombre Oscuro”) pretende convertirse en una gran traficante de cocaína y superar a Ramiro en su trabajo, además; ella siempre ha odiado a Ramiro porque cuando trabajó con él, sus hombres la violaron. Mientras que, Pablo (el ahijado de Morón) le coquetea a Yésica, diciéndola que la parece un ángel, en vez de una “Diabla”; pero Yésica le ve como un jovencito muy inexperto en el amor. Lejos de allí, Torrijos y Noriega le dan una gran paliza a Johann para que les diga con quien habló sobre el dinero que se encontraron, además, éstos comienzan a sospechar que Ximena y Paola trabajan para Johann para robarles el dinero. Y Ximena y Paola, por otra parte, siguen extorsionando a los policías, pidiéndoles más dinero por teléfono. Tras conseguir de nuevo la señal de Catalina; Breked descubre que Morón y sus secuaces están yendo con las agentes encubiertas hasta Santa Marta, una ciudad de Colombia.

Marcial sigue siendo extorsionado en México
El Chivo sigue extorsionando a Marcial para que se quede en México a su lado y así puedan averiguar las rutas de Morón. Por otra parte, Sara recuerda su oscuro pasado, donde “El Hombre Oscuro” la obligó a tomarse unas dosis de cocaína para transportar la droga dentro de su cuerpo, además, en el primer viaje esa fue descubierta por la policía y la extrajeron las dosis, por esto, ella quiere convertirse en una mujer mucho más fuerte que Ramiro en el mundo de la droga. Mientras que, Albeiro tiene una pelea con David (el joven enamorado de Jenny) porque no quiere que Albeiro se enrede con Jenny y cree que éste la está pretendiendo.

Catalina sigue guardando los micrófonos en sus senos
Al llegar a la finca de Santa Marta; las agentes encubiertas tienen que bañarse en la playa para los narcos, mientras que Catalina les dice que ella no se puede bañar con la excusa de su operación de senos, aunque lo hace porque lleva escondido unos micrófonos en sus senos. Uno de los policías que tenían el dinero que les faltaba a Jota (Noriega) se va de viaje para que Ximena y Paola no puedan quitarle el dinero, ya que ellas siguen insistiéndoles en el dinero chantajeándoles con enseñar las fotos comprometedoras de los policías. Mientras que, Torrijos (el otro policía) sigue extorsionando a Johann para que le diga con quién habló sobre el dinero que se quedaron. Y aprovechando su huída; Jota, Paola y Ximena se cuelan en la casa de Noriega, donde descubren que él viajó a Santa Marta. Por su parte, Sara sigue intentando que la respeten como lo hacían con “El Hombre Oscuro”.

Doña Hilda encuentra a Albeiro
Tras haber llegado a la cafetalera que le dijeron donde trabajaba su amado; Doña Hilda se encuentra con Albeiro. Y Hilda le da una bofetada a Albeiro por haberla abandonado embarazada. Cuando Albeiro intenta abrazarla para consolarla; Doña Hilda no le deja que la abrace porque no soporta que él la haya enamorado y que la haya hecho creer de nuevo en el amor para perder a su hija Catalina y para después abandonarla. Y aunque Albeiro la jura que quería regresar con ella; Doña Hilda no le cree y le pide que se olvide de ella y de la hija que va a tener. A pesar de que Albeiro corre tras ella; Doña Hilda coge un taxi para volver a su casa. Para hacerse respetar como lo fue “El Hombre Oscuro” en su día; Sara mata con su revólver a uno de sus escoltas (Tanque), para que empiecen a hacerla caso, ya que no pudo mandar uno de sus cargamentos de droga porque tenían miedo a ser descubiertos por la policía. Como David (el joven enamorado de Jenny) se enteró que Albeiro abandonó a una mujer en estado; David le da una paliza a Albeiro porque cree que esté estuvo coqueteando con Jenny, sin importarle haber dejado abandonada a Doña Hilda.

Albeiro se queda sin trabajo
Después de haberse peleado con un cafetalero; el patrón echa de su finca a Albeiro, que está dispuesto a buscar a Doña Hilda para que le perdone, pero Doña Hilda ya tomó rumbo a su casa en un autobús. Por otra parte; Jota, Ximena y Paola están dispuestos a tomar rumbo a Santa Marta en busca del dinero que les robó Noriega. Mientras que, Roxana logra comunicarse con el micrófono que tiene Catalina escondido en sus senos, contándoles que los narcos las llevaron a una finca cerca de la playa en Santa Marta, además, Catalina sigue teniendo fuertes dolores en sus senos. Y ahora Catalina, Yésica, Roxana y las demás agentes quieren emborrachar a Morón y sus secuaces para lograr capturarles. Por su parte, el narco panameño Sastoque sigue trabajando con Morón, a la vez que con El Chivo para que le lleven droga desde Colombia y desde México. Después de extorsionar a Johann; él identifica a Paola en una foto que tenía el Oficial Torrijos.

Martínez amenaza en la cárcel a El Titi y a Cardona
Camila se siente defraudada al no encontrar el almacén de juguetes donde Jota le dijo que trabajaba, pero Jota le sigue afirmando de nuevo que esa juguetería existe pero se destruyó, y Jota la miente para que Camila siga creyendo que su padre era una buena persona. Más tarde, Jota descubre que los policías les están buscando, ya que el amigo de Johann les dice que secuestraron a Johann para averiguar el paradero de Paola. Por su parte, Sara sigue recordando lo que la hizo pasar el desgraciado de “El Hombre Oscuro”, que la utilizó para que la policía la detuviera y distraerlos para que otras mujeres que llevaban cocaína en su cuerpo pudieran trasportarlo a otro país. En la cárcel de Miami; El Titi y Cardona descubren en el patio que allí está encerrado también Martínez (el narco mexicano que estuvo aliado con Lorena). Y Martínez les exige a El Titi y a Cardona que les den bastante dinero o, de lo contrario, él y sus amigos de la cárcel les darán una gran paliza. Y ahora, El Titi y Cardona no saben cómo conseguir el dinero para Martínez. En México, El Chivo le exige a Marcial que se vaya con él hasta Panamá para encontrarse con Sastoque.

 

Jota, Julieta, Ximena y Paola se van a Santa Marta
Jota, Ximena, Paola y también Julieta salen de viaje para Santa Marta en busca de Noriega para quitarle el dinero. Mientras que, Camila le pide ayuda a Natalia para encontrar la fábrica de juguetes de su padre. Por su parte, Torrijos va a ver a la madre de Noriega (Doña Feli) para averiguar donde guarda éste el dinero que encontraron, además, Torrijos mató a Noriega por traidor y haberle abandonado. Como Don Jairo cree que está enfermo del SIDA y que pronto morirá; él le regala su burdel a uno de sus empleados: Don Joaquín.

Camila está obsesionada con encontrar pistas sobre su padre
Después de que Torrijos matase a Noriega por haberse escapado con el dinero; Torrijos decide ir hasta la casa de la madre de Noriega (quien no sabe aún que asesinaron a su hijo) para ir hasta el jardín de ésta y llevarse la parte del dinero que Noriega tenía en su poder, pero esta mujer es tan pesada que a Torrijos le es imposible llevarse ese dinero. Por otra parte, Doña Mariela logra comunicarse por teléfono con su hijo Albeiro, que le dice que tiene bien merecido que Doña Hilda le haya abandonado por haberse ido él sin avisarla y dejándola embarazada. Mientras que; Jota, Julieta, Ximena y Paola viajan en avión hasta Santa Marta, pero Jota y Ximena le tienen pavor a los aviones y pasan mucho miedo en el viaje, sobre todo Jota, que sueña que tienen un accidente en el avión. Entre tanto, Camila está decidida a encontrar la fábrica de juguetes de su padre, de la que la habla Jota, aunque la joven la está empezando a sospechar que su padre podría ser un hombre malo.

Jota, Julieta, Ximena y Paola van tras Torrijos
Al llegar a la playa de Santa Marta; Jota, Ximena, Paola y Julieta tienen que esconderse porque descubren que allí se encuentra el oficial Torrijos. Y Paola, Ximena, Jota y Julieta se hacen pasar por turistas para seguir al oficial Torrijos. Por otra parte, uno de los policías (aliado con Torrijos) amenaza a Johann con matar a su madre, si él no le lleva a Paola.

Jota sigue coqueteando con Julieta
En la búsqueda de pistas sobre el pasado de su padre; Camila logra contactar con el amigo de Johann, al que llaman “El Alacrán”, y la lleva hasta la fábrica de su padre (“El Hombre Oscuro”). A parte de estar tras los pasos de Torrijos; Jota y las muchachas pasan un día muy agradable en la playa de Santa Marta y, mientras Jota coquetea con Julieta; Ximena y Paola tontean con unos jóvenes extranjeros.

Pablo se obsesiona con Yésica
Aunque Catalina, Yésica, Roxana y las demás agentes intentan que los narcos se duerman para poder capturarles, ellos no se dan por vencidos y están ansiosos en acostarse con ellas, sin saber que el ejército militar está entrando en su finca para arrestarles. Y Pablo (el ahijado de Morón) está obsesionado con Yésica y la pide que se quede a vivir con él y, a cambio, ella le pide todo el dinero del mundo, y éste promete conseguírselo.

Morón descubre el engaño de Catalina y Yésica
Cuando llega la hora de acostarse con los narcos; Roxana y las demás agentes son incapaces de desnudarse y de mantener relaciones sexuales con ellas. Pero, favorablemente, la DEA con ayuda del ejército militar de Colombia llega a tiempo y comienza un tiroteo en contra de los narcos. Y Roxana y las agentes logran retener a Morón y los narcos, mientras que la DEA y el ejército se deshacen de todos los escoltas de éstos, aunque el escolta de confianza de Morón sorprende a las agentes y las utilizan como sus rehenes para salir con vida de allí sin ser capturados. Mientras que, Catalina y Yésica están abrazadas con miedo en una de las habitaciones de la finca, escuchando todo el tiroteo y cubriéndose para que no fuesen heridas por alguna bala. Y al final, Morón y los narcos descubren que Catalina y Yésica también estaban aliadas con la DEA para derrotarles porque La Negra así se los confiesa, contándoles que Catalina escondía los micrófonos en sus senos. Y Morón y los demás narcos pretenden llevarse a Catalina, Yésica y las agentes como rehenes para salir de allí, diciéndolas que las mataran cuando consigan salir con vida de ahí por haberles engañado.

Gutiérrez (un narco) secuestra a Catalina y Yésica
Morón acaba matando a Lina (La Negra, que era prostituta y que las delató) y que cae fulminada a los brazos de Catalina, que comienza a llorar desconsoladamente. Mientras el ejército y la DEA sigue con su tiroteo en contra de los escoltas de los narcos; Morón, los narcos y Catalina, Yésica y Roxana huyen por una cueva que unía a la casa con una salida por la playa. Y Pablo (el ahijado de Morón) muere de una balazo de un militar del ejército, y Morón y Clavijo socorren al cuerpo del muchacho, mientras Gutiérrez (el padre de Pablo) huye en una barca motorizada armado con Catalina, Yésica y Roxana, como rehenes; aunque éste arroja a Roxana al mar cuando empieza a insultarle. Mientras tanto, el escolta de confianza de Morón se queda dentro de la finca apuntando con su revólver a las cuatro agentes infiltradas, pero favorablemente el agente Urquía rescata a estas agentes, matando al escolta rápidamente.

Morón es capturado
Aunque Gutiérrez intentó matar a la oficial, disparándola y arrojándola al mar; Roxana consigue sobrevivir del ataque. Huyendo de la policía; Morón intenta quitarse la vida con su propia pistola porque cree que ya le van a capturar, pero su socio Clavijo se lo impide y siguen corriendo por el bosque de ellos. Mientras que, Gutiérrez está aliado con unos hombres que se están haciendo pasar por militares y Gutiérrez se viste como un militar y también viste así a Catalina y a Yésica para poder huir sin levantar sospechas. Finalmente la DEA y el ejército de Colombia tiene que matar a disparos a Clavijo, mientras que Morón sigue huyendo, ya que Urquía quiere atrapar vivo a Morón para que se pudra en una cárcel de Estados Unidos. Y en busca de Morón; Marisol (una de las agentes infiltradas) pisa una mina con una explosión y muere fulminada. Cuando Morón estaba a punto de suicidarse deparándose en la boca con su revólver; la DEA y el ejército militar de Colombia detiene a Morón, al que llevaban buscando mucho tiempo por traficar con drogas.

Camila es secuestrada por Sara
Después de haber capturado a Morón; la DEA se dispone a arrestar a Gutiérrez (un socio de Morón) para meterle en la cárcel y salvar a Catalina y a Yésica, que son sus rehenes. Mientras que, Sara secuestra a Camila y la confiesa a ésta que su padre (“El Hombre Oscuro”) era traficante de droga y trabajaba con sicarios y, para vengarse de éste, Sara quiere hacer daño a Camila. Y aunque Doña Mariela y Natalia buscan a Camila; ellas no la encuentran, pero sospechan que Camila podría estar secuestrada. En Santa Marta, el degenerado de Torrijos contrata a dos prostitutas, mientras que Jota, Julieta, Ximena y Paola les siguen los pasos.

Breked se enfrenta a Morón
El Comandante Breked visita a Morón a la cárcel, donde le recuerda que por delinquir va a pasar el resto de su vida tras las rejas. Además, la DEA sigue persiguiendo a Gutiérrez, al que quieren vivo a muerto y para salvar a Catalina y Yésica, que son sus rehenes. Mientras que; Jota, Julieta, Ximena y Paola siguen persiguiendo a Torrijos para saber donde esconde el dinero y quitárselo, y acaban teniendo un problema con unos turistas de la playa. Por su parte, Natalia y una de las mujeres que salió del burdel de Don Jairo van hasta la fábrica de Sara porque creen que ella tiene secuestrada a Camila y, allí, ellas se dan cuenta de que Sara es una traficante de droga.

Jota perdió el dinero que estaba buscando
Gutiérrez y sus secuaces (que todos están disfrazados como militares del ejército) encierran a Catalina y a Yésica en medio de una jaula del bosque. Como sabe que están buscando a Camila; Sara planea matar a Camila, envenenándola con ácido sulfúrico. Y Natalia y la otra muchacha son capturadas por los secuaces de Sara, ya que ella se atrevieron a entrar a la fábrica en búsqueda de Camila. Sin saber que este mató a su hijo; Doña Felicia (la madre de Noriega) hace una fiesta en honor de Torrijos (el supuesto amigo de su hijo) y, como tenía escondido el dinero en un asador, el dinero se quemó, mientras que Jota y las muchachas están furiosos al enterarse del incendio del dinero que El Hombre Oscuro les dejó. Al regresar al barrio; Doña Hilda tiene que acompañar a Doña Mariela hasta el lugar donde Sara tiene secuestrada a Camila para salvarla la vida.

Camila es rescatada y descubre quién era su padre
Jota está furioso desde que descubrió que su dinero se quemó que no lo podrá recuperar. Finalmente, los policías consiguen entrar en la fábrica donde Sara traficaba con droga y se la llevan detenida a ella y a sus secuaces y, gracias a que Doña Hilda y Mariela llamaron a los oficiales para que salvaran a Camila y a Natalia, a las que estaban a punto de asesinar. Después de haber finalizado la captura de Morón; Breked y Urquía les dan unas vacaciones a las oficiales encubiertas que se hicieron pasar por prostitutas, prometiéndolas que las condecoraran por su valentía en la misión. Tras ser rescatada, Camila llora desconsoladamente porque se enteró de que su padre (Ramiro, alias “El Hombre Oscuro”) era un hombre malo que traficaba con drogas y que trabajaba con sicarios y, por habérselo ocultado, Camila está muy enfadada con Jota y con todo el mundo que se lo ocultó.

Unos hombres intentan violar a Paola y Ximena
Aunque Ximena y Paola creían que Catalina se estaba dando la gran vida junto a un narco millonario; Catalina y Yésica siguen secuestradas, encerradas en una jaula en medio del bosque. Y Catalina se da cuenta de que Carmen, una de los guerrilleros que las tienen secuestradas, está embarazada, aunque ésta tendrá que perderlo porque no pueden tener hijos en su tribu. Lejos de allí, Ximena y Paola van a una fiesta en la playa donde encuentran a dos hombres que las coquetean, mientras que Jota está deprimido por haber perdido su dinero. Y esos hombres llevan a su yate a Ximena y a Paola, a las que drogan, metiendo las pastillas en la bebida de éstas, y esa droga hace que ellas pierdan la voluntad y después intentan violarlas. Como Doña Hilda está furiosa porque él la abandonó; Albeiro emborracha sus penas en el alcohol.

Albeiro quiere regresar a Pereira
Cuando los dos hombres intentan abusar de Ximena y Paola; Ximena le quita la pistola a uno de ellos, oponiéndose a que las violen y les atan con una cuerda en el yate, mientras ellas se van en una moto de agua hasta la orilla de la playa, además, ellas les tiran la droga que éstos tenían en su poder al fondo del mar. Como se gastó todo el dinero en el alcohol; Albeiro le limpia el coche a un hombre, a cambio de que él le lleve hasta Pereira, pues él quiere regresar con su amada Doña Hilda. Por su parte, la madre de Natalia sigue muy dolida con su esposo, que sigue en la cárcel por haber embarazado a una jovencita del barrio. Dispuesta a remediar el daño que hizo su padre (“El Hombre Oscuro”); Camila quiere dar el dinero que tiene Jota (de la herencia de su padre) a todas las personas que hizo daño su padre.

Catalina se queda sin pastillas para combatir el dolor de sus senos
El Chivo y Marcial viajan a Panamá para verse con el narco más importante de ese país, Sastoque, que les informa de que Morón fue capturado, por lo que El Chivo se pone alegre, ya que ahora podrá traficar mejor con la droga y tener más contactos. Mientras que, Catalina sufre mucho por estar encerrada junto a su amiga Yésica en una cárcel en medio del bosque, además, Catalina se toma la última pastilla que hace que no la duela el pecho, ya que ella sigue teniendo dolores en los senos tras la última operación.

Catalina y Yésica huyen de Gutiérrez
En la cárcel; El Titi y Cardona descubren que Morón, su aliado, fue capturado por la DEA; mientras que a Morón le encierran en una celda de castigo, en la que está alejado de todos los presos, sin apenas luz y en un cuarto muy pequeño con una cama. Y Martínez quiere vengarse de Morón, ya que él no le aceptó cuando intentó aliarse con él para traficar con droga. Como Carmen también quiere huir del poblado porque quiere salvar al hijo que lleva en su vientre porque Gutiérrez (el narco que secuestró a Catalina y Yésica) no les deja a sus soldadas que tengan hijos; Carmen saca de esa cárcel a Catalina y a Yésica y huyen por el bosque de Gutiérrez y sus esbirros.

Yésica estuvo a punto de hundirse en un río
Cuando Catalina, Yésica y Carmen huyen del campamento donde Gutiérrez y sus esbirros las tenían presas; a Catalina la comienzan a dolor sus senos y tienen que detenerse, sin saber que Gutiérrez ha descubierto que ellas han escapado y rápidamente corren detrás de ellas, además, el mismo vigilante que dejó en estado a Carmen se despistó porque se estaba acostando con una de las mujeres que también trabaja para Gutiérrez. Y cuando siguen su rumbo y tienen que atravesar un río; Yésica se hunde porque no sabe nadar, pero favorablemente Catalina logra salvar a su amiga Yésica.

Camila quiere regalar el dinero sucio de su padre
Cristina (la jovencita que está esperando un hijo de Hernán, el Rector del Colegio) se pone en contacto por teléfono con Natalia porque sigue interesada en que Jota se case con ella y se haga cargo de su hijo. Y la madre de Natalia está furiosa porque su hija está ayudando a la muchacha que su padre dejó en estado. Por su parte, Camila le deja una carta a Jota y decide irse muy lejos y regalar el dinero sucio de su padre (“El Hombre Oscuro”) a los hombres que su padre hizo más daño.

Catalina y Yésica consiguen salvarse la vida
Finalmente, el ejército militar de Colombia encuentra a Catalina, Yésica y Carmen, que les avisa que hay infiltrados de Gutiérrez (el narco) dentro del campamento donde ella estaba y que, por eso, ella tuvo que desertar de su puesto. Pero, Gutiérrez y sus esbirros comienzan a huir. Y el hombre que dejó embarazada a Carmen la dispara a ella por haberle traicionado; cuando Carmen, Catalina, Yésica y una patrulla del ejército huían para subirse a un helicóptero que les llevó a su destino, aunque desgraciadamente Carmen fallece cuando era trasladada en una ambulancia. Y Catalina y Yésica lloran por la muerte de la mujer que las salvó la vida.

A Catalina y a Yésica las ofrecen ser oficiales de la DEA
Después de ser revisada por un médico; Catalina se da cuenta de que tiene una infección en sus senos. Y Breked y Urquía les ofrecen a Catalina y Yésica que sean oficiales de la DEA colombiana para que dejen su pasado a un lado, pero ellas les piden un tiempo para pensárselo. Por otra parte, Martínez y los demás encarcelados les exigen a Cardona y El Titi bastante dinero para que puedan seguir vivos en la cárcel. Finalmente, el ejército de Colombia encontró por el bosque a Gutiérrez y sus esbirros, y los detuvieron.

Albeiro está decidido a regresar con Doña Hilda
Cuando Jota llega a su casa; él se da cuenta de que Camila se marchó y que se llevó el poco dinero que tenía de “El Hombre Oscuro” (Ramiro), además, Jota encuentra una carta de despedida de Camila, donde le muestra todo el resentimiento que siente por él por haberla engañado al hacerla creer que su padre era un hombre bueno, cuando en realidad era un traficante de drogas. Mientras que, Camila les da dinero a las familias que su padre hizo daño. Por otra parte, Albeiro llega a Pereira con unos músicos para pedirla disculpas a Doña Hilda, mientras que Doña Hilda se deshace de todos los recuerdos que le quedaban de Albeiro.

Doña Hilda rechaza de nuevo a Albeiro
Jota comienza a sentir que se está quemando él y su dinero y, por eso, él se arroja varios cubos de agua, y Julieta está muy preocupada por Jota, que cree que se va a volver loco por haber perdido todo el dinero y, después, Jota se va a la calle casi desnudo, creyendo que está vestido. Y más tarde, Jota le da una patada en los genitales a su amigo Albeiro por haber abandonado a Doña Hilda. Además, Jota comienza a tener alucinaciones con Ramiro (alias “El Hombre Oscuro”). Aunque Albeiro le lleva una serenata a Doña Hilda; ella sigue muy enfadada con su amado y le arroja un cubo de agua fría por haberla abandonado. Y como los músicos le piden más dinero de lo que él tiene; los músicos discuten con Albeiro y le rompen una guitarra en la cabeza, aunque favorablemente Paola y Ximena le defienden.

Catalina y Yésica salen de la DEA
Las prostitutas que estaban en el burdel de Don Jairo les cuentan a Ximena y a Paola que, como Jairo piensa que tiene el SIDA, él se metió en un grupo religioso. Mientras que, Albeiro sigue atormentado porque Doña Hilda no le perdona. Totalmente recuperada y sin dolor en sus senos; Catalina y Yésica retoman su vida, saliendo de la organización de la DEA y, aunque Catalina quería trabajar con ellos, Yésica no quiere aceptar la propuesta para trabajar con policías.

Marcial quiere regresar a Colombia

Yésica se despide de Catalina con un abrazo, ya que sabe que va a perder a su mejor amiga cuando se vaya con Marcial, aunque Yésica la hace creer que se va para otro lado para seguir como proxeneta. Después, Catalina recibe una llamada telefónica de Pelambre (el escolta de Marcial), que la hace creer que Marcial sigue desaparecido y que podría estar muerto. Y Pelambre sigue muy enamorado de Catalina y estaba muy preocupado por su paradero. Mientras que, Don Marcial sigue en México con El Chivo, rodeado de hermosas mujeres, pero Marcial quiere regresar ya a Colombia para estar con su amada Yésica, pero El Chivo le obliga a seguir allí.
About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: